Hace años, vino a trabajar a Mimètik Bcn una becaria para aprender castellano en el ámbito laboral. Después de los primeros días enseñándole cómo trabajaba yo en mi proyecto, me di cuenta de que era una trabajadora excelente. Le expliqué cada tarea que debería desarrollar y cómo hacerla de forma exactamente calcada a cómo lo hacía yo.

Qué suerte la mía! Había llegado a mi una persona brillante que iba a estar acompañándome durante 3 meses en mi proyecto. Intuía que me ayudaría un montón.

Pero cuál fue mi sorpresa el día en que me dijo:

“Mireia, tenemos que hablar”

“OMG, qué ha pasado?” Me pregunté.

Ella quiso que nos sentáramos a hablar de mi proyecto y de su colaboración. Me habló de forma honesta de mi forma de trabajar, como nadie nunca ha hecho. Me hizo una crítica directa y dura sobre cómo estaba funcionando Mimètik Bcn que me hizo abrir los ojos.

Más que como becaria, se comportó como coach o mentora. Y le estoy súper agradecida por ello.

Me dijo:

“Mira Mireia, yo voy a estar solo 3 meses ayudándote, pero realmente quiero crear impacto en Mimètik Bcn. Quiero quitarte trabajo de encima y contribuir en el crecimiento de tu marca. Y tú no me dejas.”

Esto me cayó como un jarrón de agua fría.

¿Cómo podía ser que yo estuviera boicoteando a mi propia becaria?

Hoy es muy importante que veas este video, porque en él te explico la lección de humildad que me dio. Estoy segura de que tú también te la puedes aplicar.

Mira el video ahora y lo comentamos en el Grupo de Facebook

Un abrazo enorme,

Mireia

¡ÚNETE AL GRUPO DE FACEBOOK!

¿No conocías la web de consejos de Mireia Solsona? ¡Haz clic aquí!

Echa un vistazo a mi tienda aquí

Suscríbete al canal de Mireia Solsona

Leave a Reply

Your email address will not be published.